LA EMPERATRIZ DULCINEA - (Julia Herrera)





Poema dedicado a la etérea y amada por Don Quijote, Doña Dulcinea del Toboso, forma parte del poemario "Dulcinea flor de 8 pétalos"


Sabes?
emperadora manchega,
que siglos después

cuando sigamos siendo, no natos,
nos harán un monumento
en el Toboso nuestros tobosinos hermanos.
En la plaza del pueblo
el lugar… más deseado.
Ay señora mía,
doncella, que ni vives, ni estás
que ni sientes, ni padeces,
pero que te sufro… como si viva estuvieses.

Ay de mí…. Campos de la Mancha
tierra que tus ojos otean,
para ver si llegan mi escudero y mi jamelgo,
donde se asienta mi armadura,
y descansan mis huesos
para entregar un recado al amor que no poseo.

Dulcinea de estrecho talle y delicada feminidad,
de sensual aliento y profundo mirar,
allí donde estás tú
está mi estrecho recordar.
Mi idea, mi pensamiento,
mi imaginación,
mi nostalgia de no verte,
porque no vives,
ni respondes
a este hidalgo inexistente.

¡Ay dulce, Dulcinea!
Ay dulce… de tu no mirar,
porque al no estar no te veo,
y tu vista a mi hidalguía no llega,
porque, simplemente, no estás.

Ay dulce y hermosa entre las manchegas,
que envidian, que yo
tu hidalgo sea,
porque como yo nadie batalla
con las gigantescas aspas,
que ante mí se inclinan, por miedo,

cuando ven llegar mi lanza.

El Toboso te admira, te ama, te idolatra
por ser excelsa hija
de aquel, que manco fue
y que creó nuestra historia.

La de éste que, como espíritu en ausencias,
se rinde, por presto querer llegar a ti,
pero las vergüenzas me obligan
a que aquel que me defiende
se ofrezca, para entregar mi tesoro
a quien no ve, ni oye, ni respira
porque… simplemente, no está.

Ay tierra mía,
ay hogaza de pan,
que mis manos sueñan alcanzar,
querer, quiero yo un poco de trigo,
un algo de caldo fino
del que embriaga mi sentido,
porque nada encuentra, al ser
en mi estómago recibido.

Amada mía, dame un poco
de aquellas aguas espirituosas,
del manantial de tus sentires
para seguir viviendo en este torreón de absurdos,
donde el miedo
apenas me permite
imaginar que lucho, conquisto
amo y muero en este absurdo sueño
del Toboso, contigo...

¡Mi Dulce...
Emperadora de la Mancha!

******